fbpx
Hermes Logo
NuevoEspacio
Hexen Logo

5 beneficios del masaje terapéutico.

Existen varios tipos de masaje dependiendo de su técnica, propósito e intensidad, sin embargo, podemos decir que todos los masajes terapéuticos ofrecen una serie de beneficios que comparten entre sí.

En este artículo enlistamos algunos de ellos:

1.- Ayudan a reducir el estrés y la tensión.

Ya sea a causa del entorno o las situaciones personales, diariamente estamos expuestos a estados de alerta constante que hacen a nuestro cuerpo producir más cortisol –la hormona del estrés– como respuesta natural a las situaciones. Ésta y otras hormonas no sólo sobrecargan nuestros músculos y los tensionan, también elevan la presión arterial, tienen impacto negativo sobre la irrigación de nuestros órganos y a la larga producen un estado constante de cansancio físico y mental.

El masaje terapéutico ayuda a disminuir los niveles de cortisol, a regular la presión arterial y brinda al cuerpo y a la mente un estado de calma además de estimular la producción de endorfinas relacionadas a la sensación de bienestar.

2.- Alivian el dolor.

Ya sea focalizado o general, el masaje, dependiendo de su tipo, ayudará a disminuir el dolor y el cansancio en los músculos a través de las distintas manipulaciones y la presión moderada que el terapeuta considere pertinente. Es común que ante el dolor de espalda crónico o las lesiones musculares se recomiende el masaje como un método eficaz para combatirlo, deshacer las contracturas, mejorar el movimiento o la resistencia de los tejidos blandos.

El masaje libera los músculos tensionados o tensos por el ácido láctico, cortisol y otras toxinas que se acumulan por falta de irrigación, lo que ayuda a su vez a liberar la presión en los nervios y como resultado el alivio del dolor.

3.- Mejoran la calidad del sueño.

Al inducir un estado de relajación el masaje ayuda a combatir el sueño y mejora la calidad de éste. Durante una sesión, el cuerpo produce neurotransmisores y hormonas como la serotonina y melatonina, las cuales se relacionan con la regulación natural del sueño. Es común que el paciente oscile entre estados de vigilia y somnolencia durante el masaje, o que después de él, sienta la necesidad de tomar una siesta o dormir plenamente.

Aunado a otras técnicas o terapias alternativas como la aromaterapia, el uso de aceites esenciales, e incluso la pausada respiración que practicamos durante una sesión de masaje, éste pueden resultar un gran aliado contra el insomnio.

4.- Mejoran el rendimiento físico y mental.

Ya sea para el caso de deportistas profesionales, amateurs o personas que en general gustan de realizar alguna actividad física, el masaje tiene grandes beneficios sobre el rendimiento físico al proveer de relajación a los músculos, fortalecerlos y mejorar su funcionalidad.

Los masajes deportivos pueden ser tomados antes de una competencia para preparar al atleta, después de una, para descargar los músculos, o de entrenamiento o mantenimiento para mantener la flexibilidad y la salud de los tejidos.

¿Y qué pasa con las personas que no realizan actividad física? Al oxigenar los músculos y mejorar la circulación, más sangre y oxígeno llega también a nuestro cerebro, lo que ayuda a mejorar nuestra concentración, esto en conjunto con la disminución de las hormonas del estrés, nos permite reducir el cansancio mental mejorando nuestro rendimiento laboral o académico al estar menos tensos y más receptivos.

5.- Ayuda a la eliminación de toxinas y desechos celulares.

Como parte de su acción estimulante del sistema circulatorio, los masajes ayudan a la eliminación de toxinas y otras sustancias como el ácido láctico –derivado de otros procesos celulares– beneficiando el sistema linfático (parte principal del sistema inmunitario del cuerpo) manteniendo nuestra salud general.


El masaje terapéutico brinda diversos beneficios ya sea para quienes lo toman de manera constante como parte de una terapia integral en la búsqueda del bienestar físico y emocional, o para aquellos que deciden tomarlos de vez en vez para atender síntomas en específico.

Aunque son múltiples los beneficios que la masoterapia ofrece dependiendo de cada paciente y cuestión a tratar, nos enfocamos en cinco principales pues de ellos se desprenden otros de los que hablaremos en siguientes artículos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *