fbpx
333-013-6334

¿Qué es una contractura muscular y cómo tratarla?

Cuando tomamos un masaje, nos encontramos en un proceso de rehabilitación, practicamos algún deporte o realizamos actividad física, es común escuchar el término contractura muscular.

¿Qué son las contracturas musculares?

Se trata de “contracciones” involuntarias del músculo, que pueden ser por tiempo prolongado y algunas muy densas pueden ser hasta permanentes. Se presentan más comúnmente en el tejido muscular plano, que en el cilíndrico, por eso son más frecuentes en los músculos grandes como los de la espalda que en extremidades como brazos y piernas.   

Aparecen por diferentes motivos, y se presentan a cualquier edad, aunque son más comunes en personas entre los 20 y 45 años de edad, debido a que en esta etapa estamos en el culmen de nuestra productividad tanto física como mental, ya sea realizando algún deporte o pasando mucho tiempo expuestos al estrés laboral.

Tipos de contracturas.

Aunque no existe una clasificación específica para las contracturas musculares, algunos especialistas pueden agruparlas por su tipo o su causa, así tenemos:

Contracturas postraumáticas o defensivas: Se producen como una respuesta a un impacto o trauma. Cuándo éste sucede el cerebro activa la musculatura adyacente para proteger las estructuras sensibles. Suelen ser contracturas rígidas y se acompañan de dolor intenso. Por lo general desaparecer unas 72 horas después de la lesión.

Contracturas posturales: Estas lesiones se producen de forma lenta y progresiva por malas posturas que adoptamos día a día como el encorbarnos en el escritorio frente al computador, o dormir en una posición equivocada. No suelen dar mucho dolor, salvo cuando se asocian con otros músculos cercanos. Aquí estarían los típicos nudos en el cuello, en los trapecios y los dorsales.

Contracturas por hipotonía: También denominados espasmos musculares. Ocurren cuando el músculo está débil y le exigimos un esfuerzo mayor en este caso se produce una contractura más fuerte.

Contracturas por deshidratación: Pueden producirse contracturas por falta de hidratación al disminuir la irrigación sanguínea de los músculos y éstos acumular toxinas y y otros residuos celulares. Para mantener la salud muscular se necesita potasio, magnesio y otros minerales que se pierden con la deshidratación. Frecuentemente generan rigidez en la zona cervical y dolor importante al movimiento, así como dolor de cabeza al presionar tendones y nervios cercanos a esta zona. Este tipo de contracturas también pueden aparecer después de la ingesta de alcohol en grandes cantidades.

Contracturas por estrés: El estrés es uno de los grandes problemas de este siglo debido a las exigencias del mundo laboral y la vida cotidiana. Al estar sometidos a altas cargas de tensión y estrés nuestro organismo libera cortisol que afecta diversos procesos en nuestro organismo, acumulando toxinas en nuestro en nuestros tejidos y residuos como el ácido láctico, los cuales comienzan a cristalizarse y a crear estas contracturas.

Las contracturas musculares varían de persona a persona así como su intensidad, sus efectos y el dolor o incomodidad que pueden generar. Éstas por lo general no son de carácter grave pero sí pueden ir disminuyendo la movilidad de los músculos, causar incomodidad y con el tiempo disminuir la calidad de vida.

¿Cómo prevenir las contracturas?

Modificar nuestros hábitos es una buena forma de comenzar para prevenir la generación de contracturas musculares. Antes de la actividad física es importante realizar un buen calentamiento. Después de la actividad: los estiramientos de los músculos mejoran la flexibilidad y facilitan la recuperación de éstos.

Mejorar nuestras posturas en el día a día también es importante. Si pasamos mucho tiempo sentados por cuestiones laborales, debemos buscar una correcta postura para sentarnos y minimizar la tensión. Tomar un descanso cada hora para estirar los pies o realizar algunos estiramientos no sólo nos ayudará a nivel muscular sino también mental. Al dormir debemos buscar una postura adecuada, preferentemente boca arriba.

¿Cuál es el tratamiento para las contracturas?

  • Modificar nuestros hábitos en el día a día.
  • Mantener una buena hidratación con los minerales necesarios.
  • La aplicación de calor en las zonas afectadas.
  • Los estiramientos y flexiones.
  • El masaje terapéutico con personal capacitado.
Fuente:

-Masaje Avanzado - A. Ferrer. (2019)
-Lesiones musculares en el deporte. R. Baluis (2013).
-Enlace 1
-Enlace 2
-Enlace 3

Leave a comment